Hace apenas 2 años, concretamente en Marzo del 2018 publiqué junto con 11 compañeros más mi primer y único libro titulado «Los 12: Creando Abundancia Con Misión y Propósito»

Este libro fue el resultado final de un Mastermind que duró 3 meses donde 12 personas estuvimos buscando el propósito de nuestras vidas. Es la primera vez que publico algo respecto al libro, la verdad que no fue un libro que buscase las ventas (al menos para mí)

En mi caso fue más un trabajo de crecimiento personal interno que concluí en este capítulo que os pongo a continuación:

Índice del contenido:

MI DIARIO VISTE DE CALMA

En este capitulo vamos a hablar de un niño, un niño que como la mayoría de niños soñaba con ser astronauta y cuales únicos defectos eran que era demasiado vergonzoso y confiado. Casi toda su infancia creció viendo como los amigos, profesores, los demás niños y adultos, incluso algunos miembros de su familia, le tomaban el pelo aprovechando que era tan confiado, que siempre les creía y que raramente se defendería.

Pase toda mi infancia rodeado de este tipo de personas, sin destacar demasiado entre la multitud, oyendo a mi padre, borracho, gritar a mi madre, a mi hermana y a mi prácticamente a diario. Para mi era mi vida y eran mis cosas. Cada uno tenia un tema distinto en casa y yo tenía este porque así debía de ser.

No le das casi importancia de pequeño porque realmente es lo que has vivido desde que naciste y para ti es lo normal, la importancia va aflorando con el paso de los años cuando vas conociendo otras familias, otra gente, vas entrando en casas de amigos pero a la tuya nunca traes ningún amigo por miedo a que puedan decir o a que llegue tu padre en malas condiciones y monte un pollo.

A pesar de no haber tenido nunca un “te quiero” o un abrazo por parte de mi padre y haberlo perdido cuando él tenía solamente 52 años y yo apenas 28, soy y siempre he sido un niño bastante feliz, no cambiaría mi vida por nada.

Mi nombre es Alejandro Pérez Ferrer, tengo 35 años, hasta hace muy poco tiempo yo era un chico corriente, autónomo, sin buenos resultados ni demasiadas aspiraciones en la vida. Todo cambió en el 2017, una mañana de finales de septiembre o principios de octubre, cuando estaba mirando el Facebook como todos los días para ver que habían hecho mis amigos o que había de nuevo ese día por la red y de repente vi que Laín iba a ser entrevistado por una chica llamada Ester Vega.

Hasta aquel entonces yo llevaba unos años aficionándome a la lectura de libros de crecimiento personal y Laín Garcia era como mi ídolo. Tenia y tengo todos sus libros e iba leyendo uno detrás del otro, incluso muchas veces repetía algunos y los leía varias veces.

Estaba sumergido en una especie de fantasía común en la que yo pensaba que era imparable, como él te decía en sus libros, sin darme cuenta y pararme a pensar en que no todo el mundo es Laín Garcia y de que todos sus principios o las cosas de las que hablan sus libros no eran como el generalizada para todo el mundo.

Cada persona es distinta y cada persona tiene sus limitaciones y su mundo exterior e interior.

Es muy bonito pensar que algún día podemos alcanzar el cielo con las manos o que vamos a atraer a nuestras vidas todo lo que queramos simplemente siguiendo unos pasos o deseando que esto ocurra, pero a veces hay que bajar la cabeza la tierra y mirar la verdadera realidad, mirarse los pies y darnos cuenta de que están pisando el suelo y de que aunque la ley de la atracción y el mundo metafísico existan, casa cosa que traemos a nuestra vida, sea buena o mala, lleva detrás un trabajo pasado de acción, en el que hicimos algo real o físico, para que esto sucediese en nuestro presente.

Cada cosa que te sucede, por duro que parezca, sea buena o sea mala, en algún punto de tu vida tu hiciste de tu parte para que viniese a ti. Hay casos de maltratos, accidentes, pérdidas de seres queridos tempranamente, que está claro que no lo hemos atraído nosotros, al menos conscientemente.

Nadie quiere que le pase algo malo, pero sin nosotros quererlo tal vez atrajéramos una persona, situación o momento en nuestra vida que ese sí fue el desencadenante del momento peor.

El mundo de la espiritualidad y y la física cuántica me apasiona y estoy seguro de que existe pero también soy consciente de que yo no soy ningún alma que va por ahí volando por las nubes ni comunicándose con nuestros espíritus o con dios, soy un ser espiritual pero viviendo en un plano físico, con los pies la tierra, que duerme, come, ríe, piensa, siente, trabaja y tiene una vida aquí en el plano material que es la que realmente ha de trabajar y hacerlo bien para tener los mejores resultados posibles.

El día que que yo pase a otro plano y ya no pertenezca a este cuerpo que tengo ahora, pues ya tendré la cabeza en las alturas junto con todos esos seres y esos espíritus bonitos que nos hablan algunos libros, personas y videos que vemos a diario por YouTube, pero hoy estoy aquí y si de algo estoy seguro es de que aunque el universo gira siempre a mi favor, yo tengo que dar todo de mí para conseguir que mis metas vayan a donde yo quiero que vayan.

Cuando yo no llegue, entonces dios ya llegará por mí. Pero mientras yo llegue estará todo en mis manos de que así sea.

Volviendo al tema del Facebook, vi que a Laín iba entrevistarlo Ester Vega y me dispuse a ver el video. Yo no conocía de nada ella pero tenía algo en su forma de ser que me cautivó. Hablaba abundancia y de muchas cosas de las que hablaba siempre él en sus libros pero tenia una parte natural que hacía que me creyese más lo que hablaba. No alardeaba de atraer muchísima abundancia con la que conseguir todo lo que quisiese, hablaba de la vida real de las personas y de lo que yo sentía que yo era en realidad.

Me sentí muy identificado con ella, ambos trabajábamos en casa por nuestra hija y ambos pensábamos que existía un “algo más” una abundancia en el universo que si nos sentíamos merecedores y hacíamos de nuestra parte todo lo que pudiésemos, entraría por la puerta grande en nuestras vidas.

También me hizo ver que abundancia no era solamente tener mucho dinero, que existía abundancia en el amor, abundancia en la familia, abundancia en la salud, etc..

Esta entrevista me hizo ver que yo ya era abundante, que aunque no tuviese mucho dinero y el trabajo los últimos años no me fuese del todo bien, tenía mucha abundancia en otros campos importantes de mi vida a los que ni siquiera les estaba prestando casi atención. Ester anunció un evento, el evento se llamaría abundantemente y era el primer evento presencial que ella realizaba.

No me lo podía perder, este sería mi primer evento y el primero de la persona que me había hecho ver las cosas diferentes.

No sabía que me iba encontrar allí, de que se hablaba en los eventos, ni que iba a suceder. Yo era una persona que prácticamente de casa no salía a ninguna parte y no es que hoy en día salga mucho pero gracias a este evento y a unas cosas que os contaré en breve, ya no tengo miedo a salir. Trabajar en Internet y hacerlo desde tu propia casa hace que poco a poco te vayas atrapando en tu pequeño hábitat y cada día salgas menos a la calle.

Cuando van pasando los años te paras a pensar y te das cuenta de que prácticamente no sales nunca la calle y tener que salir un fin de semana entero para irte a un evento, dejar a tu mujer, tu hija de 2 años y un bebé recién nacido de 1 semana en casa, es una cosa que te causa bastante respeto.

Después de estar leyendo un poco la página de Ester Vega y ver que era una chica normal, de Barcelona, con una vida un poco parecida a la mía, me lancé de a comprar la entrada y seguidamente entré en Amazon, que como todos sabréis posee prácticamente todos los libros que existen en el mercado y compré también su libro, luego describiría que ella en su web también lo vendía pero ya había hecho la compra en Amazon.

Mirad si fui rápido que no me llegaba el correo de confirmación de la compra de la entrada al evento y busqué su teléfono por la página para llamarle y asegurarme que lo había hecho todo correcto y ella me dijo que había sido el primero en comprar la entrada.

Ese día, después de terminarse la entrevista, comprar la entrada, comprar el libro de yo soy abundancia, llamar a Ester y encima ver que había sido el primero, ya no pude quitarme la sonrisa de la cara en todo el día de feliz que estaba por mi nuevo evento y por guiarme por mi corazonada de comprar esa entrada de inmediato.

La vida te va dando señales que hacen que te hacen tomar acciones y cuando las tomas y sientes a tu corazón contento, sabes que has acertado.

Por eso siempre que puedo hacerlo me guío por mi primera corazonada, si siento de verdad que he de hacerlo. Nunca, nunca, nunca falla esa decisión en mí. Pienso que no nos equivocamos cuando nos dejamos guiar por nuestra primera corazonada, nos equivocamos cuando le damos demasiadas vueltas a una cosa, tantas vueltas que acabamos eligiendo mal.

Yo empecé a trabajar en Internet también porque iba a tener una hija. Empecé comprando y revendiendo telefonía de segunda mano por Ebay, también tablets u otro aparato electrónico que viese que era una ganga en ese momento porque el mundo de la informática y la electrónica siempre me ha entusiasmado desde pequeño y me he desenvuelto siempre con facilidad tanto reparando equipos, como navegando por internet y creando páginas web o blogs.

Todo funcionaba bien, yo tenía buenos productos y buenos precios y los clientes me salían como churros. Pero claro no contaba en una cosa, que los teléfonos, como cualquier aparato electrónico, en función de su uso se van estropeando.

Empecé a vender iPhone’s, los importaba de China y los vendía en Ebay y Amazon. Terminé creando una tienda online www.detailtrade.com, dedicada en exclusiva a la venta de iPhone’s aunque hoy en día vende un poco de todo y todos los productos están gestionados por Amazon, porque como os decía, las averías llegó un punto que se me escapaban de las manos y yo, trabajando solo como siempre lo había hecho, no podía atender bien ni los pedidos, ni los clientes, ni las reparaciones.

Constituí incluso una sociedad que se dedicara en exclusiva a la venta online, porque al ir subiendo tanto el nivel de ventas quería desvincular mi empresa que hasta ahora había sido de la construcción y yo como autónomo de las ventas online. Hoy en día no lo hubiese hecho porque fue un gasto de notaria, de registros, de abogados. Para al final dejar actualmente la empresa inactiva y facturar yo como autónomo directamente a mis clientes al no poder asumir tanto coste de mantenimiento de las empresas.

Dos empresas de la construcción inactivas, la primera por impagos que tuve y que causé a un proveedor al tenerlos. La segunda por empezar a dedicarme a trabajar en internet con la telefonía y dejar de hacer trabajos fuera de casa y la tercera por dejar de vender en Ebay y Amazon al no poder gestionar correctamente tal cantidad de clientes.

En menos de 2 años había vendido cerca de 15000 teléfonos, son muchísimos para dar soporte yo solo a todos.

Antes de trabajar en internet siempre había trabajado fuera de casa, salía antes de hacerse de día, volvía de noche todos los días y no era plan seguir así. Mi jornada laboral era de entre 10 y 15 horas diarias fuera de casa, el día que más cerca estaba era a una hora de casa.

Todo el mundo me veía como un chico trabajador, responsable, con su propia empresa… Pero yo no me veía así, yo estaba hundido por dentro, agotado de la vida, harto de no pasar tiempo con mi familia y de ver que por muchas horas que hiciese y por muchos trabajos que tuviera, siempre llegaba justo a final de mes. De nada servía trabajar tanto si no tenía nada.

El embarazo de mi mujer y el posterior nacimiento de mi hija Alexia podríamos decir que fue la señal que necesitaba para darme cuenta que la vida tenía que cogerla con mas calma y que si seguía obsesionado con el trabajo, con el dinero y con todo lo que estaba obsesionado en ese momento, acabaría muy mal.

Mi hija fue ese punto de inflexión que me hizo ver mi vida desde la butaca del espectador y pedir por esta calma que he ido atrayendo a mi vida desde que nació, esa calma que me está ayudando a seguir con mi vida adelante. Aunque a veces su rebeldía hace que desease seguir trabajando y pasar menos tiempo en casa, mi enfado es espontáneo y a los 5 minutos ya me olvidado de todo.

Con solo una sonrisa o una media palabra ya me tiene ganado de nuevo.

Volviendo al evento, después de estar mirando un poco la página de ella decidí apuntarme porque necesitaba algún cambio mi vida, llevaba tanto tiempo cuidando de mi hija y dedicando tan poquísimo tiempo a mis negocios online que lo había abandonado por completo. No atendía el teléfono a mis clientes de la tienda de telefonía, no me sentaba a atender el chat, no contestaba emails, incluso los eliminaba sin leer a veces.

Lo fui abandonando tanto que al final ya solo generaba deudas y reclamaciones por parte de los clientes antiguos. Encima para desmotivarme un poco más, ya llegaba más de medio año que no tenía apenas ingresos. Todo el mundo giraba alrededor de mi hija y yo había perdido la ilusión pues trabajar.

Es curioso como el motivo que te hace empezar a trabajar online es el mismo que hace que termines dejando de hacerlo.

Es duro para una persona como yo que lleva más de 10 años de autónomo y nunca había parado de trabajar perder la ilusión por hacerlo. Cuando llevamos mucho tiempo que no recibimos dinero por el trabajo podemos llegar a perder las ganas por trabajar y a mí me sucedió, es una sensación que no se la recomiendo a nadie.

Escucho a mucha gente que se queja sus trabajos de que si están mal que si no tienen vacaciones que si sus su jefe es un cabrón pero nunca se paran a pensar que el trabajo nos da vida y que cuando perdemos esa vida también perdemos la ilusión por vivirla.

Me apunté al evento de abundantemente porque necesitaba volver a recuperar la ilusión por trabajar y necesitaba volver a ganar un sueldo para poder colaborar con mi familia. Aparte de con las tareas del hogar y cuidando a los niños, con una aportación económica ya que mi mujer es mileurista y para cuatro personas que somos, comida, hipoteca, gastos y yo con mi autónomo y pagos privados, es muy didicil llegar a fin de mes.

Me estaba empezando sentir un poco inútil, después de todo lo que había conseguido Durante todos los años que llevaba trabajando, después de todo lo que había tenido, de ganar más de tres mil euros al mes durante muchos años y de lo mucho que me había valorado y querido siempre yo mismo, estaba ahora en un punto en el que apenas me valoraba nada y me sentía dependiente de todos menos de mi.

Llegó el día en el que tuve que ir a Barcelona para disfrutar de ese evento. Me alojé en un hostal que estaba lleno de extranjeros, todo gente joven, mochileros medio hippies y que viajan por el mundo sin gastar mucho dinero. Yo antes cuando salía de viaje siempre dormía en hoteles, de tres y cuatro estrellas, recuerdo que en algunos tenia hasta bonos y ficha de cliente.

Ahora tener que conformarme con dormir en una habitación junto con otras tres personas que no conocía de nada, guardar mi ropa en una taquilla medio reventada y oxidada de allí, con un candado que había comprado en una máquina expendedora, pensando que aquello podrían abrirlo en cualquier momento si quisieran.

El baño y las duchas estaban en el pasillo compartidas con todos de la planta aunque no era una cosa que importara demasiado, al contrario. Al tener Cocina compartida, comedor, pasillos compartidos, los baños… esto hacia que me relacionase con gente que ni conocía y eso en el fondo me gustaba más que si hubiese pasado el fin de semana en una habitación de hotel yo solo.

Pase un fin de semana entero Barcelona al venir desde Valencia porque no había combinaciones de trenes para ir y venir el mismo día. Fue un fin de semana estupendo.

El viernes cuando llegué compré comida y me salí al balcón de la habitación a comer. Luego por la tarde me fui a andar un poco por las ramblas porque estaba pegado el hostal.

Subí a un barco que daba una vuelta de hora y media para ver toda la costa y playas de Barcelona. Yo que hecho buceo y he estado sumergido en el mar más de 2 horas, yo que tengo un diploma de cazador paracaidista con más de 10 saltos desde un avión de mis pinitos en la brigada paracaidista como militar profesional, que solamente he subido en aviones para tirarme de ellos.

Y en una vueltecita en barco de turistas por las playas de Barcelona terminé teniendo que encerrarme en el WC a vomitar del mareo que cogí de ir allí sentado y el oleaje que había.

Lo pasé fatal, pero aun así fue el mejor viaje en barco que he hecho nunca.

A las 6 de la mañana del sábado ya estaba en pie, de la emoción no pude apenas dormir. No sabia que iba a encontrarme allí y al no haber estado nunca en ninguno todavía estaba más nervioso. Así que me levanté, me duché y salí hacia allí andando. No cogí un solo taxi en todo el fin de semana, fui andando cargado de maletas por toda barcelona guiándome con el GPS del móvil. Aunque no conocía la ciudad siempre me ha gustado andar y como la economía tampoco acompañaba para ir cogiendo taxis, así que tocaba ir andando a todos los sitios.

El evento fue estupendo, aunque llevaba muchos libros de autoajuda leídos y me había ido formando los últimos años sobre el mundo cuántico y las leyes del universo, en un solo día y rodeado de algo menos de 50 personas pude sentir esa abundancia de la que siempre hablaban los libros en mí propio ser. Elevé mi vibración como jamás lo había hecho antes, yo y todos los que estábamos allí.

Reímos, bailamos, hicimos dinámicas y ejercicios, y me apunté a un Master Mind sin pensarlo dos veces y el causante de que tú estés leyendo hoy este libro porque forma parte de él.

También conocí personas, afines a mí, con los mismos pensamientos y a partir de allí empecé a hacer las cosas diferentes.

Ya nada iba a ser lo mismo…

Aprendí que mi momento es siempre perfecto, que la vida no está nunca en nuestra contra, sino que es para nosotros y cada una de las cosas que nos suceden las 24 horas, incluso cuando dormimos y soñamos, están hechas para nosotros.

Todo tiene su porque y solamente hemos de buscarle el aprendizaje a cada situación.

A veces nos pasan cosas buenas resultado de acciones buenas que tuvimos, otras veces cosas no tan buenas que nos intentan enseñar en qué fallamos para que sucediesen y siempre todas, cada una de ellas, trae su aprendizaje.

Hoy en día me rodeo de gente que su misión es ayudar a los demás, cada uno desde su especialidad y también formo parte de este Master Mind de crea abundancia con tu misión y propósito junto con 11 compañeros, cual de todos más especial. He puesto la tienda online en manos de Amazon, me dedico a lo que de verdad me da ganas de trabajar y no voy ya enfocado en ganar y ganar dinero como hacía antes.

Ahora hago cursos como este Master Mind, acudo a eventos, me formo para crecer personal y espiritualmente. En definitiva aporto valor a mi vida que antes no aportaba.

A raíz del evento y un juego que propuso Ester en una página de Facebook a la que pertenecíamos, ofrecí servicios de creación de páginas web y cual fue mi sorpresa que era un tema que interesaba a muchos compañeros de ese grupo. Yo hasta ahora siempre me había enseñado a hacer muchas cosas en internet pero siempre en beneficio propio. Ahora mi trabajo es en beneficio de los demás también, ayudo a emprender en internet a todo aquel que lo desee sin riesgos y basándome en mi propia experiencia.

Me gusta que mi trabajo sirva de ayuda para dar visibilidad a todo emprendedor en internet de la forma más correcta, aplicando todos los pasos que a mi me funcionaron, desechando los que no funcionan y aconsejando y apoyando personalmente a cada uno de mis clientes.

Antes solamente era una persona que buscaba ganar dinero ante todo siempre, ahora busco el crecimiento en cada uno de los que me contratan, ofreciéndoles los mejores sistemas, el mejor diseño y esa atención personal que no te dan las demás plataformas de diseño web.

Hago sesiones de video con mis clientes, hago todo lo que está en mi mano para diseñarles logos, asistirles en cualquier problema informático o de internet que no entiendan y estoy ahí, con ellos durante todo el proceso que es lo mas importante.

El haber conocido a estos compañeros de viaje, el darme cuenta que en la vida nuestra misión y propósito verdaderos, es contribuir y ayudar a aquel en que podamos ayudar a través de nuestros dones, aquel que está en la situación en la que yo estaba hace unos años a través de nuestra propia experiencia de vida.

¿Cuál definiría yo como el perfil de mi cliente ideal?

  • Aquel empresario frustrado que solamente busque el dinero rápido y fácil, que no le dé importancia a sus clientes, que le importe lo más mínimo el mundo exterior o lo que él haya venido a aportar como empresario a esta sociedad.
  • Mientras a él le funcione bien, todo va bien. Pues siento desilusionarle pero no es así, mientras a tus clientes les funcione bien el trabajo que haces por ellos, entonces todo irá bien!
  • A ese empresario que no pasaba tiempo con su familia, que vivía a mil por hora siempre y no pensaba en otra cosa que en conseguir trabajos y antes de incluso tenerlos ya estaba haciendo números para ver cuanto ganaría.
  • Ese empresario para el que el símbolo de la vida era una moneda de euro o un billete de 500.
  • A ese empresario que se está muriendo por dentro y en la mayoría de los casos ni siquiera se da cuenta. Ese empresario al que me dirijo y para el que son mis servicios SOY YO MISMO, hace unos años.

Precisamente por eso elegido este título, porque la calma es la que me ha salvado, el detenerme y caminar más despacio me ha salvado. El ayudar a los demás me ha salvado.

La vida avanza a su ritmo, a veces más rápido, a veces más despacio y de nada sirve vivirla como si se acabara el mundo porque lo único que conseguiremos siempre es estresarnos, elegir la peor opción y encima que las cosas nos salgan malamente. A veces merece la pena calmarse y sentarse en la butaca del espectador como dije al principio del capítulo, para observarse y ver en que se está fallando.

Fijarse en como actúan esas personas abundantes, felices e intentar que tus pasos sean similares para serlo tú también. Modelarles, copiarles o como tú quieras llamarle, siempre sin perder tu propia esencia y siempre desde tu forma de hacer las cosas, desde el corazón. ESE ES EL VERDADERO CAMINO.

No se si os habré ayudado con mi historia pero es una historia escrita desde mi corazón para tu corazón, mi ejemplo de vida para tu vida, desde mi calma para tu calma.

Hacer las cosas sin pensarlas demasiado es mi lema, pero ahora lo hago desde mi calma.

Hay que saber distinguir de cuando proviene algo del corazón y de cuando proviene de nuestra mente nerviosa e impaciente, por ello la calma siempre es una muy buena opción.

Ojalá el Universo traiga calma a tu vida amado lector y así puedas ver el mundo desde afuera como yo he tenido el placer de ver.

Un beso y cuídate.

*PD: Si quieres comprar el libro puedes hacerlo en el siguiente enlace: